Por iniciativa del Grupo Simplex se creó la industria de call center en Panama


Denuncian que impuesto evita crear 15 mil empleos

El Ministerio de Economía y Finanzas está impidiendo la generación de por lo menos 15 mil empleos, al cobrar un dólar en impuesto por llamadas internacionales a empresas que desean establecer sus centros de llamadas en Panamá, denunció ayer el director ejecutivo de la empresa Alta Tecnología (ALTEC), Nils Petterson, instalada en la Ciudad del Saber.
Expresó que estos centros de llamadas podrían representar para Panamá en los próximos dos años 15 mil empleos, ya que existe una plataforma a través del Internet Data Center, por cables submarinos, que facilita y abarata los costos de la comunicación internacional.
"Lo que está matando el negocio es el dólar de impuesto que cobra Economía y Finanzas por cada llamada o fax que se envía desde Panamá hacia el extranjero, que está impidiendo el desarrollo del país", recalcó.
Expresó que lo que proponen es que quiten ese dólar a ese tipo de negocios basados en Internet y que se establecerán en el Tecnoparque de la Ciudad del Saber, "ya que ese dólar para el gobierno actualmente no lo pueden cobrar y nunca va a existir si no permiten el negocio".
De seguir con el cobro de ese impuesto, dijo, Panamá pierde la oportunidad de crear 15 mil empleos bien pagados. "Con ese impuesto perdemos la competitividad frente a países como México, Costa Rica, El Salvador y el resto de los países que tienen este sistema", añadió.
Petterson aseguró además que en las próximas semanas harán esta petición al ministro de Comercio, Joaquín Jácome, para que promueva la eliminación de este impuesto, "ya que está frenando el crecimiento de la República de Panamá".
Petterson precisó que recientemente el Citibank iba a trasladar su centro de llamadas que tenía en Puerto Rico a la Ciudad del Saber en Panamá, creando 600 empleos, pero al conocer del impuesto se llevaron el proyecto para México.
En Irlanda del Norte, enfatizó Petterson, hay actualmente 200 mil personas trabajando en los centros de llamadas, convirtiéndose en uno de los países de Europa de más desarrollo.